Skip to content

A la Salida di la Sala

28/03/2013

DSC_0028

Existe en la obra de Felipe Cooper un asunto que llama la atención, una suerte de desfase temporal que se anuncia en la puesta en escena de cada obra. En otras palabras, pareciera que en su obra eclosionaran el tiempo de realización de la pintura, el tiempo de aquel objeto representado y el tiempo de su presentación final, en la Sala de Arte CCU.

A partir de esta observación el interés del artista se centra en dos desfases. Uno de ellos es el temporal, la cita a tres tiempos del arte o tres momentos de su “evolución” técnica: el de la pintura, la foto y el video. Por otro lado, más concreto, están unos tiempos más pequeños: el que ha tomado la pintura (unos 10 meses), que ocupa como modelo el momento que registra la foto (un año anticipado al momento de la inauguración) y el leve desfase que tiene la proyección del video con respecto al momento que registra (unos segundos).

El otro desfase es espacial. Lo constituyen el anamorfismo de la pintura y la imagen especular, el revés. El revés no tanto como metáfora de que el orden podría estar equivocado o alterado, sino más bien como muestra de que el orden podría ser también otro. En resumen, el revés como delator de lo contingente, contingente entendido como “lo que podría no ser”.

De la conversación entre Víctor Díaz y Felipe Cooper. Catálogo N° 21, Sala de Arte CCU

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: